Cómo elegir tarima flotante

La tarima flotante es un pavimento de madera o de imitación a madera que no está clavado ni pegado al suelo. Estos pavimentos tienen la ventaja de poderse instalar sobre otros suelos o pavimentos sin tener que eliminar el pavimento anterior. Tan solo se deben eliminar las irregularidades de la superficie ya que no soporta desniveles superiores a 1 centímetro, para ello es necesario extender una capa de espuma, cartón o caucho sobre la superficie.

Es fácil y rápido de instalar, además de tener buenas propiedades acústicas. Su instalación no requiere la utilización de clavos ni adhesivos ya que muchas tarimas flotantes se unen mediante un sistema de clic. Existen varios tipos: tarimas resistentes al agua, tarimas de material sintético, tarimas con capas de madera noble, etc.

Tarimas resistentes al agua

Las tarimas resistentes al agua son 100% resistentes a la humedad, es apto para baños y cocinas y es genial para casas con niños y mascotas. Son fáciles de limpiar ya que cuenten con una capa protectora que facilita la limpieza del suelo y lo protege del desgaste diario. Instalación rápida y sencilla gracias a su sistema de unión.

Tarima flotante laminada

Están formadas por varias capas, su principal ventaja es la excelente relación calidad/precio además de las prestaciones que ofrece ya que es fácil de limpiar, resistente, confortable y muy bonita. La instalación suele ser sencilla ya que este tipo de pavimentos suele contar con sistema de unión “click”.

Desventajas de comprar tarifa flotante en grandes superficies

Las juntas son más débiles y las tarimas no cuentan con tratamiento especiales por lo que no son hidrófugas, ignifugas, antiestáticas o antiarañazos. Aguantan un desgaste leve o moderado ya que las juntas se abren cuando la tarima ha sido fregada en varias ocasiones y acaban arqueándose y exponiendo el material interior el cual es poco resistente. Por tanto no cuentan con una gran durabilidad.

¿En qué debemos fijarnos  a la hora de elegir?

  • La resistencia que viene marcada indica el tipo de resistencia que ofrece la tarima flotante frente a la abrasión.
  • La resistencia a las manchas y a la humedad y el grosor y calidad de las capas intermedias, son criterios a tener en cuenta en función del uso que se le vaya a dar a este pavimento.
  • Contar el con el consejo de un experto que nos asesore sobre cuál es la opción que mejor se adapta a nuestras necesidades.

 

 

Autor entrada: admin