¿Qué podemos aislar en un hogar para mejorar nuestro rendimiento energético?

Una de las grandes preocupaciones de todas las familias es el gasto energético. Y es que, al fin y al cabo, el pago por el consumo eléctrico y de gas natural se lleva la mayor parte del presupuesto de todas las familias. Ahorrar en el suministro es complicado porque, al fin y al cabo, la energía que necesitamos para vivir es la que es, y no se puede hacer nada por ello – a menos, claro está, que decidas vivir como en la Edad de Piedra. No obstante, lo que sí se puede hacer es optimizar su consumo; es decir, aprovechar al máximo lo que se consume y, por tanto, reducir el consumo total. Y esto se puede conseguir con el aislamiento de nuestro hogar. Pero nada de esto es posible si no tienes contratada una tarifa adecuada.

Tarifas energéticas

Antes de aislar tu vivienda lo primero que tienes que hacer es asegurarte de que el precio que pagas por el gas natural es el adecuado. Si no es el caso, puedes utilizar un comparador, que es un herramienta que te ofrece una comparativa de los precios del gas natural. Lo mismo ocurre con las tarifas eléctricas. Una vez que hayas encontrado unas tarifas con el precio del gas natural y de la electricidad adecuado para tu caso, solo tendrás que contratarlo. Recuerda que la contratación es gratuita en todas las comercializadoras, no se te puede incurrir en un gasto adicional a menos que en tu anterior tarifa haya un contrato de permanencia.

En cualquier caso, para iniciar la contratación debes contactar con el servicio de atención al cliente de la comercializadora de tu elección (Iberdrola, Endesa, etc.). Habitualmente los clientes de estas comercializadoras (la mencionada Endesa u Holaluz, etc) puedes contactar con las mismas a través de su teléfono de atención al cliente gratuito. Desde este punto de atención, además de contratar la tarifa, podrás solicitar un servicio de mantenimiento o informarte de los descuentos disponibles.

¿Cómo mejorar el aislamiento?

Una vez que se cuente con las mejores tarifas, es hora de ponerse con el aislamiento energético. Sin duda, los elementos que más se necesitan intervenir para el aislamiento son las paredes: se puede conseguir, por ejemplo, con murales de ladrillo o paneles de piedra. Además, si quieres conseguir un toque más sofisticado, siempre puedes utilizar vinilos adhesivos o stickers. Por otro lado, existen muchos elementos que podemos incorporar a la decoración, sin cambiar nada, como pueden ser las alfombras o las moquetas. Lo más recomendable es solicitarlas a medida, para que así se adapten perfectamente a tu vivienda. Con las alfombras y las paredes aisladas con los materiales adecuados, ya has dado un gran salto de gigante.

Las paredes, por supuesto, se pueden cambiar en toda la casa; no obstante, en el caso del baño, no sería adecuado en poner una moqueta. Tampoco en la cocina. En dichas estancias el ahorro energético no tendría que venir tanto del aislamiento sino de la optimización de los recursos, que se consigue con, por ejemplo, reductores del caudal del agua o termostatos para conseguir que el agua salga a la temperatura idónea antes de tiempo. Si tienes más dudas sobre cómo conseguir un ahorro energético eficiente, puedes conseguirlo haciendo click en este enlace.

Autor entrada: admin